FRACASO DEL PACTO SOCIAL Y ESTADO DE NECESIDAD

Son más que pertinentes a día de hoy las reflexiones realizadas en su día por Marat, al respecto de la culpabilidad social en el estado de necesidad de los individuos, por lo que arremete contra el Estado denunciando:

“¿Que soy yo culpable? No lo creo, pero tengo conciencia de que no he hecho nada que no debiese hacer. El primero de los deberes del hombre es cuidar de su propia conservación; vosotros mismos no conocéis ningún deber superior a éste; el que roba para vivir, en tanto no puede hacer otra cosa, no hace más que usar sus derechos”.

images-1

Se refiere,  como es lógico a que la situación de vulnerabilidad de las personas es tal que no pueden considerarse autores de hechos, en principio delictivos, aquellas personas que actúan imbuidas de un estado de necesidad, y que por más que se reconsidere no pueden estimarse como antijurídicos, dado que la conservación de los mismos y de sus hijos hacen que lo que realicen no sea otra cosa que usar del derecho de utilizar su derecho, como cuando se ocupa una vivienda social deshabitada como, igualmente, que se debe de entender la insignificancia del hurto famélico haciendo no punibles las acciones ejecutadas.

No en vano Marat, hace más de doscientos años, ya vaticinaba, con relación a lo que se manifiesta:

“A la generación que hizo el pacto social sucede la generación que lo confirma; pero el número de miembros del Estado cambia sin cesar. Por eso, cuando no se ha tomado ninguna medida para prevenir el aumento de las fortunas particulares, por el libre curso que se deja a la ambición, a la industria y al talento, una parte de los hombres se enriquece siempre a expensas de la otra, y por la imposibilidad de disponer de sus bienes en favor de extraños por falta de herederos naturales, las riquezas bien pronto deben acumularse en un corto número de familias y se encuentran luego en el Estado una multitud de personas indigentes que dejan su posteridad en la miseria.

En una tierra en que todo es posesión de otro y en la cual no se pueden apropiar nada, quedan reducidos a morir de hambre. Entonces, no conociendo la sociedad más que por sus desventajas, ¿están obligados a respetar las leyes? No, sin género de duda; si la sociedad los abandona, vuelven al estado natural, y cuando reclaman por la fuerza derechos de que no pudieron prescindir sino para proporcionarse mayores ventajas, toda autoridad que se oponga a ello es tiránica, y el juez que los condene a muerte, no es más que un vil asesino.

Para mantener la sociedad es necesario obligarles a respetar el orden establecido, ante todo, debe satisfacer todas sus necesidades. La sociedad debe asegurarles su subsistencia, un abrigo conveniente, entera protección, socorro en sus enfermedades y cuidados en su vejez, porque no pueden renunciar a los derechos naturales, en tanto que la sociedad que no haga preferible este estado al natural. Solamente después de haber cumplido todas las obligaciones con sus miembros es cuando tiene derecho a castigar a los que violan sus leyes. […] El derecho de poseer procede del derecho de vivir; así es que todo lo indispensable para la existencia es nuestro, y nada superfluo nos debe pertenecer legítimamente mientras que otros carecen de lo necesario. He aquí el fundamento legítimo de toda propiedad, tanto en el estado natural como en el de sociedad.”.

Sin llegar a la solución extrema propuesta por el maestro francés, aplicando estos parámetros en aquellos casos que hubieran superado los anteriores filtros de la teoría del delito, podrían perfectamente configurarse los presupuestos requeridos tanto para el estado de necesidad justificante como el exculpante y, en última instancia, admitir una reducción considerable del reproche –cuando no su cancelación- en aquellos supuestos en los que el esfuerzo por la vulnerabilidad sea tan insignificante que afecte mediatamente la capacidad del agente de dirigir sus acciones conforme a la comprensión de la criminalidad de sus acciones.

 images-2


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s